Una vida con Sentido(s)- Te toca
6 febrero, 2019
PERLA ESCONDIDA EN LA CARTA Nº 435
11 febrero, 2019

A propósito del Apostolado social: con Él y como Él.

En nuestro mundo, unas personas sufren por el comportamiento… de otras. A veces es un comportamiento egoísta, a veces costumbrista, otras simplemente ignorante, ciego, pasivo, pasota, despreocupado, interesado, omnipotente o qué sé yo. ¿Qué importa el adjetivo? El caso es que siempre hay alguien que está al final de la fila. Bien sea por méritos propios o por intención ajena.

Necesitamos un cambio radical en el comportamiento de la humanidad. Pasar del “vida para mí y los míos” al “que todos tengan vida”.

Como leemos en la Laudato Si’, hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros; tomar conciencia de que tenemos un origen común, una pertenencia mutua y un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida. Con los de cerca, con los de lejos y con los de lejos que se acercan.

Por eso, este cambio pasa por:

Dejarnos afectar por los que están “al final”, incluso cuando soy yo quien los pongo ahí.

– Tomar en serio los problemas reales para orientar nuestras acciones apostólicas.

– Hacer nuestras planificaciones y trabajos para eliminar los márgenes, para que nadie quede “fuera”.

¿Es esto “apostolado social” o, simplemente, vivir con el sentido común que desborda en el Evangelio?

María José Fernández, FI

-Madrid-