PERLA ESCONDIDA EN LA CARTA Nº 462
19 agosto, 2019
PERLA ESCONDIDA EN LA CARTA Nº 463
26 agosto, 2019

Jugando con NUBES… en agosto

sdr

Cuando el sol ha empezado a bajar he salido a la terraza, libro en mano, buscando vista y brisa de mar. Sin dejar de admirar este maravilloso suelo y cielo que contemplo. 

Agosto, tiempo off, libre de quehaceres…. Me dejo; estar, no más.

Tendida en una hamaca, es más fácil mirar para arriba; dejo el mar y miro al cielo, muy azul. Casi cobalto, el ocaso avanza ya.

Unas nubes  juegan y retozan mecidas por brisas y vientos tenues de nordeste. Indolentes, como yo. A veces esas nubes, se enfrentan al sol y le hacen desaparecer y se esconde. Otras veces es el sol, aunque débil ya, el que sale por sus fueros y las pinta de naranja, amarillo o blanco luminoso: espectacular y fugaz colorido de fuego; como brochazos impresionistas de Monet.

Otras nubes… ralas, blanquecinas; despistadas, desgajadas, como guedejas de algodón, se deslizan en tules de ballet acompasado, haciéndose y deshaciéndose sobre la alfombra azul.

Y las de más allá, macizos nubarrones grises; amenazan lluvia…  Porque, claro, no son más que vapor de agua, que al cambiar de densidad desafían  la ley inexorable de gravedad y, libres, suben y suben y suben… Pero bajarán.  Bajarán mansamente en shiri~miri, o en goterones turbulentos y  recios de tormentas de verano y galernas…

Y limpiarán, y arrastrarán toda suciedad; y besarán la tierra, sedienta siempre, en sus profundas raíces; que no se ven, pero que sustentan y nutren y nos darán frutos gracias a la “hermana agua” caída del cielo. Y la beberemos también.

Qué placer y que bienestar: un buen trago de agua fresca que apacigua nuestra sed en este caluroso estío. Y ya, será parte de nuestro ser.

Los entendidos nos confirman el porcentaje de agua que somos. Y esa agua, complejo vital que somos materia y espíritu, “vivirá”, en nosotros. También en nuestras alegrías, y anhelos y temores y esperanzas… Y será pensamiento y razón; y decisión y duda; y sentimiento; y fuerza motriz… y energía vital!

“Loado seas, mi Señor, por la hermana agua, la cual es muy útil, y humilde y preciosa y casta”

El libro ha quedado arrumbado.

Ha merecido la pena contemplar y jugar con las nubes en este ocaso agosteño, frente al mar, pero mirando al cielo.

Teresa Zugazabeitia fi