¡El 2019 se nos escapa!
29 diciembre, 2019
¡Abiertas a un nuevo año!
1 enero, 2020

CONSEJO 4

4. Cuidará de las Maestras, teniendo toda la bondad y atenciones posibles; se asegurará de que todo se hace según el espíritu de las Reglas y que la doctrina y religión es lo principal en la instrucción. 

                Cuando se trata de cuidar a alguien es fundamental no olvidar que ese alguien es cuerpo y alma, es cabeza y corazón. Este es el consejo de hoy, esto es lo que la M. Cándida no quería que olvidaran aquellas que se encargarían de enseñar. Insiste en la parte del alma como principal en esa enseñanza.

                Lo valioso en el trato, es la caridad, lo fundamental en la instrucción es la caridad. Y ahora que estamos a final de año, igual conviene hacer balance. Es época de cierre de cuentas, de valoraciones de proyectos, pues también es hora de hacer balance de la caridad, de nuestra caridad. Ese balance viene de balanza, por eso tomemos un tiempo para mirar atrás e ir colocando en cada platillo el haber de caridad y el debe de caridad. Una vez hecho miremos cómo queda el resultado. Pero que no se nos olvide mirar al que vigila la balanza que no es otro que Dios. Y escuchemos lo que nos quiere decir, escuchemos abiertos a mejorar, preparados para un nuevo año que está a punto de abrirse. Dios sigue susurrando, sigue animando. Y nos cuida como el principio del consejo de hoy “cuidará de las maestras”. Así lo aprendió la M. Cándida, así lo sintió y así lo expresó. Sintamos que Dios nos cuida y vivamos con esa certeza.

                Ayer celebramos la fiesta de la Sagrada Familia. Qué buena familia la de Jesús y cuánto para aprender. Ayer Mateo nos contaba las veces que Dios le dijo a José: levántate. Y nos contaba entre líneas como José se fió de Dios y cómo, cuidando a su familia, fue camino de Galilea y se quedó en Nazaret. Muchas veces, en el año que viene, se nos va a pedir salir de nuestra comodidad, salir de nuestras seguridades y viajar a Galilea. Hagamos como José, dispongamos rápido el cuerpo y el corazón, y empecemos a caminar confiados en quien nos ha pedido hacer ese camino. Muchos días se abren a partir de mañana, muchas oportunidades nuevas y mucho por hacer. Es el momento de cambiar aquello que no funciona, de mejorar lo que va bien y de hacer excelente aquello que hacemos muy bien. Y como dijimos en el salmo de ayer: «Dichosos los que temen al Señor y SIGUEN SUS CAMINOS».

                Ante lo nuevo, ilusión, siempre ilusión.

                Ante los retos, ganas de hacerlo y confianza en que podemos hacer todo con la ayuda de Dios.  Y con esta mochila vamos sin miedo. Como cuando la M. Cándida escribió estos cinco pliegos dobles, que más tarde se recogieron en una pequeña colección de 20 páginas autógrafas. Ante lo nuevo y desconocido mucho ánimo y, si hay que pedir ayuda, se hace y se sigue caminando. Eso es lo que hizo la M. Cándida. Hizo propios los escritos de Magdalena Sofía Barat, les dio su propia identidad, iluminados por su origen ignaciano de Fundadora, y redactó lo que ella creyó que serían las bases de sus maestras y sus colegios. Lo hizo de modo más breve, sencillo y sintético, tal como ella pensaba.

                ¡Feliz fin de año a todos y prosperidad y salud para el que asoma! Que Dios siga siendo la luz en el camino, el Padre que nos cuida y la esperanza de nuestra vida.